2 comentarios

ODA A LA PRIMAVERA DESDE MI VENTANA

Desde hace ya días sentía que te acercabas…  

Diría que te precipitaste,
invitándonos a disfrutar
el despertar de la naturaleza.
Los brotes nuevos
en las yemas de cada rama,
los pétalos tiernos de las flores silvestres,
el florecer de los cerezos,
los manantiales rebosantes,
el canto de los pájaros al amanecer,
los rayos de sol que se cuelan por la ventana
y disipan la niebla
dejando al desnudo tus encantos.

Tu hermosura y candor
inspiran, seducen,…
Innumerables han sido los artistas
que han querido atrapar
un sorbo de tu dulce esencia, la delicada brisa que te acompaña,
las lluvias que derramas
sobre valles y montañas,
la trémula belleza con que irrumpes
para llenarlo todo de vida.
Pretenden replicar tu belleza
y tu brillo de nácar
con toda clase de materiales.
Lo intentan
con vibrantes y bucólicos colores,
hermosas melodías,
delicadas fragancias,
danzas sugerentes,
cual frágiles amapolas
balanceándose sobre el trigo.
Y tú,
intrépida, inasible,
sonríes alegremente…

Nenúfares en Primavera, C. Monet

Tu llegada
nos embarga con tantas emociones positivas,
que el equinoccio de Primavera,
se escogió como el Día de la Poesía,
y el día anterior
en el Día de la Felicidad.
Este año sin embargo,
nuestros días y nuestras noches
transcurren entre paredes
con sólo atisbos
de tu frescor.

Sin embargo,
te sentimos susurrante en el silencio
tu fuerza renovadora
se cuela en nuestras vidas,
se transforma
en sensaciones en la piel.
Y al viajar por nuestro interior,
advertimos tu presencia
llenando de vida
todo nuestro cuerpo
que se renueva,
como cada ciclo,
al compás de cada respiración.

Tú invitas a la renovación,
a florecer
y descubrimos el deseo de nuevos proyectos,
que también se avivan nuestros anhelos,
y los deseos de ver a todos nuestros afectos
sobreponerse a los retos
que en estos días confrontamos.

Cuando nos vuelvas a ver
ya no seremos los mismos,
estamos empezando
a conocernos mejor
a fuerza de este aislamiento,
a darle rienda suelta
a nuestra creatividad,
a expresar nuestro cariño
con más frecuencia
a relacionarnos mejor con la familia
a fuerza de obligada convivencia
a cuidar de nosotros mismos
y de los demás,
algo que creíamos
labor de madres y abuelas,
aprendiendo también a ser responsables y solidarios.

Obra de Nicoletta Tomas Caravia

Seguramente cuando vuelvas
habremos aprendido
a no mirar hacia otro lado
cuando en un país lejano
mantengan a la gente
que fabrica lo que consumimos
trabajando
o no nos haremos los locos
cuando lleguen los emigrantes
huyendo de guerras y tiranías
mientras nuestras empresas y gobiernos
sacrifican los derechos humanos
por dinero.

Tengo la sensación, Primavera
que con tu llegada
también se ha despertado en nosotros
eso que llaman
conciencia ciudadana,
y que cuando podamos
volver a respirar
el aire fresco de la mañana
bajo el invicto sol
seremos capaces
de plantarnos cuál árbol
de sólidas raíces
y fuerza para seguir creciendo.
Comenzaremos a construir
las nuevas estructuras
de esta gran casa común
en la que, cual Red de Indra,
nos aseguraremos
que cada una de sus nodos
con toda su potencialidad
brillen con luz propia,
e iluminen el Universo
del que todos somos parte.

________________________________________________________________________________________________La imagen destacada es una pintura de Segey Kovalenko 


4 comentarios

Recordando un poema a Van Gogh en una amanecer nublado

El cielo del norte de España amaneció hoy nublado. El predominio del gris en mi ventana me trajo a la memoria un hermoso poema con el que solíamos practicar uno de los tiempos verbales del francés, el “irréel du passé” o sea la manera de expresar lo que hubiésemos querido que sucediera… Lo  conservo en mi viejo cuaderno pero no logro encontrarlo en internet para saber quien es la autora. Comparto una traducción libre del mismo que acabo de hacer sin sopesarlo mucho.

VINCENT, YO TE HABRÍA DICHO

“Cada vez que el cielo está gris

y que el sol se esconde por mucho tiempo,

voy a buscar en los libros de arte que te han consagrado, Vincent, 

el sol que tu liberas  y las flores iluminadas

por su presencia y embellecidas por tu genio.

Como si estuviese en una máquina de viajar en el tiempo, Sigue leyendo