5 comentarios

¿Y SI LO QUE ESTAMOS POSTERGANDO ES LA OPORTUNIDAD DE SER FELICES ?

El trabajo con mi tesis doctoral me ha vuelto a poner en contacto con la tendencia a postergar, diferir, procrastinar, aplazar cosas importantes que sabemos debemos hacer y que postergar no solucionará, tal vez al contrario, hará más complicado realizarlas… ¿quién no ha caído en eso alguna vez? Hay quien piensa que se trata de flojera, pero en realidad es mucho más complejo. Hasta un premio Nobel como George Akerlof admite haber caído en ello!!! Y algunos autores destacan que se está volviendo una tendencia social y política, sobre todo en esta época en la que existen tantos estímulos externos, donde se espera que estemos activos en todas las redes, cumplamos todas las responsabilidades personales, familiares, laborales, ciudadanas, etc.

Procrastinar (que por cierto no es un anglicismo sino una palabra que viene del latín procrastinare) no sólo implica postergar tareas pesadas o incómodas de la vida cotidiana, sino que abarca también cosas de mayor peso, involucrando incluso las relaciones personales (no poder terminar con relaciones sentimentales destructivas), postergar un proyecto, una carrera, una conversación importante con el jefe o la pareja, o decisiones que son trascendentales para nuestra vida, nuestros anhelos… Entre los mecanismos que usamos para no afrontar la tarea figuran: el escape, la distracción, la trivialización,e incluso el humor.

procrastinar-shutterstock

En el mejor de los casos hacemos las cosas en el último minuto, cuando ya casi no queda tiempo, tal vez porque consideramos que así seremos más eficientes (sin contar con el estrés y la ansiedad que ello nos genera) o porque estamos esperando una oportunidad más propicia…y no llega; o tal vez terminemos haciendo algo mediocre. Lo que viene a continuación es la frustración o la decepción, cierto arrepentimiento y toda una serie de justificaciones: somos más efectivos postergando y justificando, que enfrentando el reto. La consecuencia es un cúmulo de emociones que en general nos hacen sentir peor. Hay muchas recomendaciones Sigue leyendo