Deja un comentario

Creatividad y empresa: buscando inspiración en la naturaleza

El mayor capital de una empresa es el talento, la creatividad y el compromiso de las personas que la conforman y hacen realidad sus metas. Son ellas las que en determinado momento vislumbran una oportunidad de negocio, rediseñan un proceso, crean un nuevo producto, mejoran las características de sus bienes o servicios, o lanzan una idea que pareciendo inicialmente descabellada puede llegar a constituirse en impulso a la actividad de la que se trate. Por supuesto ello requiere que se den unas determinadas condiciones en el ambiente de trabajo que propicien la creatividad, que exista una cultura de la innovación; algo que tenemos que procurar no sólo en la empresa sino desde la escuela y la familia.

En un contexto caracterizDiapositiva1ado por  inmensos desafíos sociales, económicos, ambientales y de toda índole, es precisamente cuando cobra mayor importancia la creatividad, que por cierto debería estar impregnada de ética, por principios como la responsabilidad social y ambiental, la ecoeficiencia, la ecoeficacia, la colaboración y el largo plazo, en lugar de la ganancia rápida, a expensas de cualquier recurso y cualquier colectivo.

Es muy estimulante ver cómo van proliferando en la actualidad una serie de iniciativas empresariales inspiradas en la naturaleza, dando cuenta de gran creatividad e ingenio y posibilidades de obtener beneficios económicos, sociales y preservar el medio ambiente al mismo tiempo. La Biomímesis, por ejemplo, busca inspiración en la naturaleza, que hace miles de años ha solventado con éxito problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad o dándonos la posibilidad de mejorar o innovar. Es lo que Gunter Pauli ha denominado  economía azul,  la cual nos ofrece un camino hacia el ansiado desarrollo sustentable, que iría más allá de lo que nos plantea la economía verde.

Por otra parte, las llamadas  industrias creativas constituyen uno de los sectores más dinámicos de la economía mundial. En tales industrias no sólo se incluyen las relacionadas con  el arte y la cultura, sino tambien todas aquellas que proveen servicios creativos como publicidad, arquitectura, artesanía, gastronomía, etc. También en este caso encontramos muchos ejemplos de inspiración en la naturaleza, tanto en sus formas como en su funcionamiento y estrategias, para crear nuevos productos o servicios: más resistentes, eco-eficientes, que reduzcan la cantidad de recursos que se utilizan, así como los residuos o los impactos sobre el medio ambiente; mientras otros revalorizan un material que de otra manera se hubiera desechado. En fin, la creatividad y la naturaleza se presentan como una combinación que ofrece innumerables oportunidades.