Deja un comentario

CON-CIENCIA o SIN CIENCIA: CIRCULOS QUE EMPODERAN A LA MUJER MIENTRAS TEJEN LA RED DE INDRA

Es sorprendente el extraordinario crecimiento que están registrando los círculos de mujeres en todas partes del mundo. Mientras algunos los ven con suspicacia, otros reconocen su gran poder transformador; tanto así que han llegado a ser considerados una herramienta importante para desarrollar el potencial de la mujer como agente de cambio de la sociedad. De hecho hoy en día figuran en guías y manuales de organizaciones que trabajan temas de género en desarrollo.

Uno de los factores que ha jugado un papel preponderante en esta evolución de los círculos es el llamado de Jean Shinoda Bolen “Reune a las mujeres; salva el mundo.” Esta psiquiatra y analista junguiana, quien ha sido profesora de la Universidad de California, prolífica escritora y activista femenina, entre otras tantas cosas viene desde hace años difundiendo la importancia de esta herramienta tanto para las mujeres como para la sociedad en su conjunto.

En su libro “El millonésimo círculo” ella toma como punto de partida el efecto del “centésimo mono,” un relato convertido en parábola de inspiración para la sociedad humana que se basa en una investigación real llevada a cabo en el Centro Japonés de Monos y popularizada por Lyal Watson, entre otros. Según Watson, mientras los científicos japoneses estaban haciendo experimentos cambiándoles la alimentación a los primates, observó que uno de ellos decidió lavar los boniatos o batatas antes de comerlos porque estaban llenos de arena. Ese comportamiento fue imitado por los demás monos y, una vez  generalizado, se transmitió de manera instantánea a monos de islas cercanas con las cuales no tenían relación alguna.

Esa investigación fue considerada por el bioquímico británico Rupert Sheldrake como evidencia de su planteamiento de los campos mórficos, ya que explicaría la mayor probabilidad de propagación no local de un fenómeno, comportamiento o conciencia a medida que se repite más veces. Con base en esa teoría, la proliferación de círculos de mujeres generaría en un momento dado un salto cuántico en términos de conciencia colectiva humana y planetaria. En sociología se hace referencia a la masa crítica que se necesita para el cambio.

Pero resulta que las teorías de Watson y de Sheldrake han sido cuestionadas. Varios libros y artículos de revistas científicas ponen en tela de juicio las bases científicas de la investigación de los japoneses con los primates y la suposición de que no hubo contacto entre los monos de las diferentes islas. Sin embargo, el descrédito de la comunidad científica al efecto del centésimo mono no ha menoscabado el crecimiento de los círculos de mujeres en la búsqueda de un equilibrio entre las cualidades masculinas y femeninas, ni el impacto positivo en las vidas de quienes forman parte de ellos, mientras el Millonésimo Círculo constituye hoy por hoy el punto de partida y la fuente de inspiración.

circulo
Como bien señala Jean Shinoda Bolen “el poder invisible que los círculos de mujeres ejercen sobre quienes los constituyen nace del poder sanador, afianzador y alentador que somos capaces de tener una sobre otra. Cuando se cuenta con ese aliento y ese verdadero apoyo a la hora de llevar a cabo un cambio significativo es posible que el cambio se realice. El que otras personas crean en nosotras o compartan nuestros puntos de vista posee un poderoso e invisible efecto… Los círculos de mujeres se convierten en un espacio uterino donde se incuban sueños y planes, y en un lugar donde se puede hablar de ellos y recibir ayuda a fin de dar nuestros primeros pasos” (Bolen, Mensaje Urgente a las Mujeres).

Esto me hace evocar una de las metáforas védicas que más me gusta por la sencillez con la que se transmite una ancestral sabiduría de gran trascendencia para el desarrollo del potencial humano y en particular el trabajo con lo femenino, la Red de Indra. Según los libros sagrados de los Vedas, del Palacio de Indra, el Dios de los Cielos, colgaba una red formada por hilos que se extendía hasta el infinito como si se tratara de una tela de araña multidimensional, conteniendo una perla o una piedra preciosa tallada y esplendorosa en cada intersección o nodo de la red. Dado que la red es infinita el número de relucientes joyas también lo es, pero lo más hermoso es que en cada una de ellas se refleja el brillo de todas las demás, además de reflejarse todo el Cosmos. De manera que mientras cada una de esas gemas brille con mayor intensidad también el resto incrementará su propio brillo, y el cambio en una de ellas se reflejará en las otras. Cada ser vivo y cada cosa que existe en el universo o podamos imaginar es una perla o piedra preciosa en uno de los nodos de la red, con todo el potencial de brillar esplendorosamente.

Este mito ha servido para explicar en el budismo y el hinduismo la interconexión entre el microcosmos y el macrocosmos, o la noción del todo y sus partes. En el Avantamsaka Sutra o Sutra de la Guirnalda, uno de los textos sagradflowersutraos del budismo Mahayana, se reflexiona sobre dicha conexión. Un estudiante le pregunta al maestro cómo pueden considerarse todas esas piedras preciosas una sola gema, y el maestro le responde: – Si tu no lo crees coloca un punto en una de esas piedras preciosas o perlas y observa como luego hay puntos en todas y cada una de las gemas. Por eso sabemos que todas forman una misma joya.

El físico Fritjof Capra señala en su libro El Tao de la Física que este Sutra de hace más de dos Tao de la Físicamil quinientos años estaría en la base de la teoría cuántica y del relacionamiento interdependiente, toda vez que las partículas están dinámicamente compuestas una de las otras.

Para mí todo ello es una metáfora de lo que sucede en los círculos de mujeres pues se crea un espacio de contención donde no hay riesgo de expresarse y se cultiva entre otras tantas cosas la escucha, la confianza, la empatía, la solidaridad, la igualdad (porque en un círculo todas estamos al mismo nivel), y además se comparten saberes e ilusión, mientras se refuerza la autoestima.  Cuando una mujer conecta con su autentica esencia femenina, abandona la lucha y desata su capacidad creadora y todo su entorno recibe los destellos de ese brillo, encuentra los caminos para mejorar sus relaciones desde el respeto a la diferencia y el amor. Eso es verdaderamente empoderamiento.

La capacidad de cambio y el movimiento son algo intrínseco al círculo.  Numerosas experiencias confirman que tanto a nivel individual como colectivo los circulos impulsan cambios que fortalecen la capacidad de las mujeres para desarrollar todo su potencial pero también lo transmiten a sus hijos, a sus parejas o a su comunidad. Si eso es así, que podríamos esperar de un círculo de círculos. Eso es lo que se está preparando para el Equinoccio de la Primavera 2015 en Amalurra, un lugar especial en Artzentales, cerca de Bilbao (España), donde la naturaleza y un proyecto colectivo con sentido ecológico y social sirven de marco a este encuentro entre circulos y mujeres de diversos orígenes. Sanándonos a nosotras, sanando la tierra es el tema del encuentro, es decir mis dos temas!!!! Mujer y Medio Ambiente; mejor imposible!. Estoy convencida que será una experiencia muy enriquecedora; allí iremos a compartir sueños, aprender unas de otras y conectarnos con nuestra auténtica esencia, dejándonos acunar por la tierra y expresándole nuestro amor y gratitud. Anímate, tu también puedes participar.


Deja un comentario

MINDFULNESS CON SABOR TROPICAL

Me encanta experimentar la conciencia plena mientras estoy cocinando pero algunas veces simplemente cuando como una fruta fresca o me preparo un zumo o un batido. Una de las cosas que disfruto de Navarra es la posibilidad de consumir la fruta recién cosechada y comprarla directamente a los productores que vienen al mercadillo cerca de casa.  Sin embargo, ayer pasé frente a una frutería en la que tenían tamarindo y no me pude resistir. La refrescante bebida que se puede preparar con esta fruta tropical es perfecta para un caluroso día como el que hizo ayer y de sólo imaginarlo mis papilas gustativas ya soñaban con la combinación de ácido y dulzor que encierran estas extrañas vainas.a medio camino2Tamarindo por dentro

Practicar mindfulness mientras me reencontraba con esta deliciosa fruta fue no sólo una experiencia sensorial interesante sino un viaje en el tiempo maravilloso Sigue leyendo


2 comentarios

CON-CIENCIA ECOLÓGICA Y ESPIRITUALIDAD

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Ambiente, y este año se ha dedicado especialmente a los pequeños estados insulares por su vulnerabilidad ante la elevación del nivel del mar derivada del cambio climático. Se destaca así la estrecha relación que tenemos los humanos con el medio ambiente la cual se suele subestimar hasta el punto de sacrificar la capacidad de los ecosistemas de reponerse al impacto que le generamos con cada una de nuestras actividades.  Hace más de diez años Naciones Unidas inició un estudio muy importante llamado Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, en el que participaron 1.360 científicos de diversas partes del mundo, poniendo en evidencia el grave deterioro que presentan los ecosistemas y los riesgos que entraña para los humanos el no preservar los equilibrios naturales, el informe incluyó un gráfico muy didáctico de los servicios que nos provee la naturaleza. La verdad es que dependemos de ella para todo, incluso para inspirarnos en su funcionamiento y así resolver algunos de los importantes retos a los que nos enfrentamos hoy en día.

Links btw Ecosystems and Human Well Being

La ciencia viene pues a confirmarnos cosas tan evidentes que nuestros ancestros tenían muy claras y que algunas culturas autóctonas aún transmiten en sus enseñanzas. Ejemplo de ello son las palabras de la Abuela Margarita en esa entrevista que compartí en una entrada anterior. También muchas escuelas espirituales hacen énfasis en esa conexión con la naturaleza. El científico austríaco Fritjof Capra destaca que la ecología y la espiritualidad están conectadas de manera fundamental, porque la conciencia de la ecología profunda  es al final la conciencia espiritual. Ken Wilber por su parte ha abordado en profundidad ese nexo tanto en su libro Sexo, Ecología y Espiritualidad como en una Breve historia de todas las cosas.

La práctica del mindfulness incluye ejercicios que nos lleven a contemplar ese vínculo tan esencial con la naturaleza; tocar la tierra, es uno de ellos. Me encanta este ejercicio porque además de resaltar ese vínculo con los ecosistemas,   también pone énfasis en nuestras raíces, lo que nos lleva a considerar a nuestros ancestros, nuestro lugar en el mundo, las generaciones a las que dejaremos este planeta.  Para ello, nos sentamos directamente sobre la tierra, tocándola con nuestras manos con la inocencia de un niño, dándonos cuenta que en la tierra también están los acuíferos, que de alguna parte de ella brotan los manantiales. Respiramos y sentimos la estabilidad que nos da, y la posibilidad de descargar en ella nuestras emociones. Podemos formar figuras mezclando tierra con agua y darnos cuenta de su maleabilidad, de nuestra capacidad para cambiarla. Podemos reverenciarla colocando nuestra frente directamente sobre ella y culminar conectando con la gratitud de contar con una tierra pródiga en tantos frutos, paisajes, cuevas, montañas…

 


2 comentarios

LA PRIMAVERA ES PERFECTA PARA LOS ZUMOS DE VERDURAS

Estos días de luz primaveral en el hemisferio norte son hermosos. Le contagian a uno la energía del florecer. Aunque en Pamplona siempre viene bien una bebida caliente por las noches, la temperatura en estos momentos es ideal para uno de esos zumos verdes cuyo efecto nutritivo, desintoxicante y alcalinizante les ha hecho tan populares. Además, permiten Sigue leyendo

Y ESTE FIN DE SEMANA A VALENCIA, A SUMERGIRNOS EN LA FEMINIDAD CONSCIENTE

Deja un comentario

  • Y ESTE FIN DE SEMANA A VALENCIA, A SUMERGIRNOS EN LA FEMINIDAD CONSCIENTE

No siempre los desafíos de la vida moderna nos permiten vivir plenamente nuestra naturaleza cíclica, pero es importante aceptar esa esencia e integrarla -en la medida de lo posible- en nuestra cotidianidad a fin de sacar el mayor provecho del potencial que subyace bajo la errada concepción de unos pocos días molestos cada mes.  El ciclo es mucho más, implica picos de energía, capacidad de concentración unas veces, de gestión otras, también claridad para comprender complejidades o para acceder a la misteriosa intuición.

Además, ello contribuye a que la sociedad aprenda a respetar los ritmos que tienen los ciclos de la naturaleza, tan alterados actualmente por nuestras actividades económicas y de toda índole, que han generado crisis económicas, ambientales, políticas y  sociales. Por otra parte, se revalorizan también algunas cualidades tan necesarias para superar estas complejas situaciones como la escucha, el cuidado de todos, la intuición, la conciliación, la integración de la perspectiva ciclica, en vez del monólogo, el individualismo, la razón o la imposición, por sólo citar algunos ejemplos. Aprender a surfear por esos ciclos y aprovechar las potencialidades que encierran nos permite avanzar de manera más efectiva hacia el logro de nuestros objetivos. Creo que de hecho, esto debería ser parte de cualquier formación sobre emprendimiento femenino y tomarse en cuenta para diseñar estrategias de innovación. Ya tenemos interesantes y esperanzadores ejemplos en iniciativas relativas a la economía cíclica y a la economía social, como hemos comentado alguna vez acá. Por ahora, nos centramos en el cambio personal.


2 comentarios

RECORDANDO A LA ABUELA MARGARITA EN EL DIA DE LA TIERRA

En esta fecha en la cual tantas cosas se han escrito sobre la Tierra, los diversos aspectos que abarca la crisis ambiental, el altísimo costo que tiene adaptarnos a los cambios que estamos ocasionando al clima e incluso del costo de no hacer nada (que es otra opción), etc; yo quisiera compartir una entrevista que le hicieron el año pasado a la Abuela Margarita porque creo que en palabras muy simples ella transmite parte de esa sabiduría ancestral que radica en tener conciencia del vínculo que tenemos con nuestra madre tierra, de la que recibimos tantos servicios y recursos; del espíritu de gratitud cuando nos pide honrarla y del rol de la mujer en este contexto. Palabras sencillas para un mensaje claro y trascendente que pueden quizás ser más adecuadas que una disertación sobre las similitudes entre la invisibilidad de la mujer y la naturaleza, las diversas perspectivas dentro del ecofeminismo o el inmenso poder interior que puede recuperar la mujer reconectándose con su propia naturaleza. ¡Tenemos tanto que aprender!


2 comentarios

CONJUGANDO AMBOS LADOS DEL CEREBRO EN LA MANERA DE EMPRENDER

Casi sin darnos cuenta y más allá de fórmulas y convencionalismos sobre lo que hay que hacer para emprender con éxito, en el Club de los Sueños Creativos estamos conjugando cualidades y habilidades distintas en la manera de avanzar en la construcción de nuestros sueños, aportando a lo que podría ser un modelo más armónico de emprender.

 En primer lugar, comenzamos por buscar dentro de nosotr@s mism@s esa esencia que nos define, que nos impulsa a ser lo que somos, atendiendo esos valores intrínsecos, esa motivación que nos hace poner cada día un granito de arena en la construcción de nuestros sueños. Esa exploración nos llevó a definir qué queremos hacer con esas habilidades o aptitudes innatas en pro de nuestro bienestar personal o como diría Ken Robinson descubrir nuestro elemento, hacer lo que nos apasiona o bien convertirlo en una manera de “ganarnos” la vida (aunque en realidad la vida misma sea un regalo que recibimos hace tiempo!!!).

Entonces llovieron las ideas, unas nuevas, otras recicladas, pero en fin hubo mucha inspiración y cada quien plasmó de manera creativa hacia donde enfilaría su energía en los meses siguientes que nos propusimos compartir. Ese sólo ejercicio dio mucho de sí y al ver la forma que tomó nuestra idea dejando que nuestro lado derecho del cerebro participara activamente de la actividad fue muy revelador. Permitió Sigue leyendo