Deja un comentario

De los propósitos a la acción: Siete claves para lograrlos.

Entramos en la segunda quincena de enero y comienzan a ponerse a prueba nuestras estrategias para lograr esos propósitos o resoluciones que nos hemos planteado para el nuevo año. Fresca todavía nuestra motivación, muchos habremos dado unos primeros pasos: inscripciones en gimnasios, dietas, cursos para incorporar un nuevo conocimiento, adquirir una competencia, ahorrar para lograr el coche o la casa de sus sueños, etc.

Un cambio positivo en nuestras vidas siempre es importante y es una aspiración natural de todos los seres humanos. Si eres mujer y aún no te has planteado nada especial o te gustaría InspirArte te invito a revisar los que propuso la periodista Sole Hott para 2018. Son fantásticos!

Sin embargo, el Dr. Joseph Luciani afirma que sólo el 20% de esas bien intencionadas resoluciones se convierten en logros, pues implican un cambio de comportamiento y ello requiere más que la emoción del momento. Por su parte, el Dr. Richard Wiseman considera que en realidad, las personas que logran sus objetivos se limita al 12%, y la clave estaría en el tipo de compromiso que asume cada quien de manera específica.

Reflexionando sobre este tema en el grupo de meditación destacábamos que tal vez la causa del fracaso es la tendencia a ponernos una larga lista de propósitos genéricos o el hecho de que representen un cambio tan grande que nos abruma o require un esfuerzo titánico para lograrlo.

Esto juega en contra nuestra porque, al sentir que hemos fallado en los primeros pasos, nos desanimamos y desistimos en nuestros esfuerzos, sintiéndonos frustrados y minando nuestra autoestima. Lo que no quiere decir que no deberíamos tener grandes aspiraciones. Después de todo, como dice una frase atribuida al padre del pensamiento positivo, Norman Vincent Peale, “Apunta hacia la luna porque aunque falles aterrizarás en las estrellas”.

Y es que no se trata de tener una idea fija e inamovible en un mundo cambiante, sino tener claro lo que vamos a hacer en los próximos meses y abrirnos a la magia de lo que pueden ser los resultados. La energía de soñar con resultados mejores a los alcanzados, de ponernos en acción para lograr nuestras metas nos saca de la inercia, nos permite una actualización personal, nos lleva a establecer contacto con otras personas, colaboraciones, y nuestro entorno va cambiando, se van generando nuevas oportunidades, vamos haciendo que emerjan soluciones y posibilidades insospechadas.

Existiendo un abundante caudal de recomendaciones de parte de los expertos que podemos aprovechar y adaptarlas a nuestras circunstancias para tener éxito, mejor ponernos en acción sin dilaciones ni titubeos porque el tiempo no da tregua y las distracciones son muchas 😉

Vamos a centrarnos entonces en las claves:

Primera: Los propósitos nos sirven de guía, imprimen direccionalidad a nuestras acciones. Es importante plantearnos propósitos específicos y los pasos que vamos a dar para lograrlo, de manera que se hagan manejables. Quienes construyen un edificio, primero seleccionan un terreno y realizan las gestiones previas, comienzan con los cimientos, después erigen la estructura, llevan a cabo los trabajos de fontanería, electricidad y otras instalaciones, colocan techos,y así sucesivamente.

Es decir, un gran objetivo lo dividimos en tareas específicas . Una fórmula sencilla es preguntarnos cómo vamos a lograr nuestros propósitos, así podemos hacer ir desarrollando una planificación adecuada e identificando lo que necesitamos.

También podemos tratar de dividir nuestro propósito en etapas: Si nuestro propósito es llevar una vida más activa, es preferible que nos pongamos como meta que cada día vamos a caminar 15 minutos durante el primer mes e incrementar progresivamente el tiempo, ir tres veces a la semana al gimnasio media hora, o comenzar por hacer un par de asanas de yoga e ir incrementando y construyendo el hábito.

Segunda: Si nos organizamos en torno a nuestros objetivos es probable que ahorremos mucha energía y evitemos en cierta medida la postergación o procrastrinación. Si queremos pintar pero cada vez que vamos a hacerlo tenemos que buscar el caballete en un depósito y las pinturas, pinceles y otros materiales necesarios están dispersos o en una caja que guardamos en el último rincón del armario, seguro que no pintaremos con frecuencia. Si en cambio tenemos a mano las herrramientas de trabajo se hace más fácil al menos dar unos trazos, hacer un boceto, rectificar la perspectiva… La práctica de dedicar 15 minutos al día para organizar el espacio también es muy útil. No se trata de plantearnos una reorganización absoluta para la que nunca tenemos tiempo sino integrar como una costumbre el mantener el ambiente despejado y cálido, listo para cuando vayamos a decidarnos a las actividades o metas que nos hemos planteado.

Tercera: Es fundamental asignar un tiempo a nuestros objetivos  y  respetar ese compromiso. Tal vez eso suponga eliminar otra actividad para crear el tiempo,  de lo contrario nunca los llevaremos a cabo. Quizás para crear tiempo para caminar o ir al gimnasio tengamos que reducir el tiempo de redes sociales, tele, o intentar ser más eficientes en las tareas del día a día. Evidentemente ello implica un compromiso personal para dedicarnos ese tiempo a nosotr@s mism@s.

Por eso una de las sugerencias en la que coinciden varias voces expertas es no responder mails o mensajes en redes sociales a primera hora sino priorizar nuestros objetivos del día, centrarnos primero en nuestros objetivos. Eso nos saca de la reactividad y nos lleva a la creatividad. Lo que en este caso quiere decir, esa capacidad de crear y desarrollar nuestro potencial en vez de reaccionar a lo que los demás quieren o necesitan de nosotros.

Cuarta: En todo proyecto se van evaluando constantemente las metas, el tiempo y el dinero que vamos invirtiendo en el mismo, los gastos, el valor que vamos generando en términos materiales y emocionales. Mi personalidad creativa no está muy inclinada a los temas financieros y contables, pero estoy decidida a poner mucha más atención a este aspecto porque una buena gestión de las finanzas personales  permite hacer los ajustes necesarios para lograr nuestras metas.  

Total el dinero es energía, resultado de un proceso creativo que se valora y facilita el intercambio. Es un medio, no un objetivo en si mismo. Además, lo podemos asignar a distintos objetivos de acuerdo a nuestras prioridades. También se relaciona con el agradecimiento y la responsabilidad por administrar adecuadamente  los recursos que tenemos. Agradecer es valorar lo que nos ha permitido llegar hasta donde estamos, lo que tenemos en el momento presente y la capacidad de crear aún más en armonía con el planeta, con el universo.

Quinta: Lo esencial es nuestro compromiso, motivación, confianza y disciplina. El o la artista no está separad@ de su obra. Así que, además de saber lo que queremos pintar, los materiales que vamos a usar y darnos el tiempo para hacerlo, nosotr@s  mism@s como ejecutor@s necesitamos poder desarrollar nuestra tarea con constancia y excelencia.

En ese sentido, las prioridades tienen que estar claras y nuestra propia salud es una de ellas. Sin salud todo lo demás no tiene sentido. Nuestros objetivos tienen que partir de lo que es realmente importante para nosotros, sólidamente enraizados en lo profundo de nuestro ser para que puedan soportar las distracciones, las resistencias, los días grises, los embates de las dificultades que se puedan presentar en el camino.

Para que no busquemos excusas o nos engañemos a nosotros mismos. En síntesis, organizar nuestra vida alrededor de nuestros valores,  prioridades y circunstancias  es fundamental. Nuestro por qué es superior al qué.

Sexta: Hacer un seguimiento de las tareas en las que hemos dividido nuestro propósitos o resoluciones permite detectar lo que está funcionando o no, los éxitos y los fallos para poder introducir cambios antes de que sea demasiado tarde. Hay hábitos que pueden limitar nuestro avance y esos tenemos que suplantarlos por otros que nos impulsen hacia lo que realmente deseamos.

Por cierto, es bueno recordar que introducir un nuevo hábito puede tomar al menos tres meses y no 21 días como se pensaba. El progreso, por otra parte, te anima a continuar. Partiendo de lo que ya tenemos, cuidándo y venerando lo que hemos alcanzado hasta el momento, es crucial para orientar los esfuerzos presentes y construir nuestros propios sueños. También es importante, introducir prácticas que nos permitan volver a nuestro centro a pesar de las distracciones. Abrir nuestra mente y nuestro corazón es esencial para dirigir coherentemente nuestras acciones.

Séptima: Nuestras relaciones juegan un rol muy importante en nuestro día a día y si introducimos algún cambio las personas de nuestro entorno más cercano se verán involucradas de una manera u otra. Muchos expertos sugieren que compartir nuestros propósitos con la familia, los amig@s, un/@ coach, un círculo o grupo con quienes podemos hablar de los avances y retos es de gran ayuda para lograr nuestros objetivos. No se trata de someternos a juicio público sino buscar alianzas para dirigirnos hacia nuestra meta, de contarles cómo va nuestro desafío y celebrar juntos los logros.

Pintura de autora desconocida.

En conclusión, tenemos ante nosotros el lienzo en blanco o con unos pocos trazos de lo que será nuestra obra este año. Cada día podemos añadir un poco más de color, un detalle, un cambio de perspectiva…

Recuerdo que mi profesora de pintura me decía que contemplar desde lejos nuestra obra permite tener otra visión de como evoluciona y donde están esos aspectos que deberíamos mejorar, así como también regocijarnos y entusiasmarnos con lo que se va asomando en el lienzo y descubrir nuevas posibilidades.

Evidentemente es un reto, pero desarrollando el músculo de la confianza y la disciplina poco a poco vamos avanzando, disfrutando del proceso en cada momento. Como dice Julia Cameron en El Camino del Artista “Vale Fuerza Creativa, ocupate de la calidad que yo me ocupo de la cantidad.”

Un paso hacia adelante cada día, sabiendo hacia donde nos dirigimos! Y si las circunstancias nos generan ruido, volvamos al silencio interior para recuperar el foco, sin perder de vista que siempre tenemos que abrirnos a nuevas posibilidades, porque tal vez tengamos la sorpresa de que obtener mejores resultados de los esperados.

……..

La imagen destacada es una pintura de Mary Klump


4 comentarios

MERODEANDO ENTRE SUEÑOS CONSTRUIDOS CON PASIÓN Y DISCIPLINA

Al pasar por las ondulantes pendientes de Tafira Alta, una zona residencial del centro de la Isla de Gran Canarias, no te imaginas que en una de estas amplias casas de estilo colonial con un extenso jardín que invita a la serenidad se concentra en realidad un poderoso caudal de pasión que ruge desde el amanecer. Se trata de  la Canarias Basketball Academy.  Allí conviven jóvenes venidos desde los más diversos confines del mundo que están dispuestos a transformar sus sueños en realidad: convertirse en mejores jugadores de baloncesto. Adrian, nuestro hijo, lleva allí sólo 6 meses y vino a casa dos semanas en Navidad, pero conocimos a chicos que llevan dos y tres años allí y están tan lejos de sus países que no pueden compartir con sus familias con tanta frecuencia. Otros en cambio tienen la bendición de poder verles semanalmente porque están en la misma isla.

Trabajo duro, discasa CBAciplina, perseverancia y buena orientación parecen constituir la fórmula infalible para superar todos los desafíos y mejorar el desempeño deportivo. Así al menos lo ha planteado Rob Orellana, un exjugador de la liga universitaria de los Estados Unidos y ex entrenador a nivel internacional quien ha creado esta centro de alto rendimiento deportivo en la Isla. La primera vez que supe de la academia fue a través de una edición de Informe Róbinson que Adrian, nuestro hijo, veía sin cesar porque a él se le metió el basketball en las venas hace ya  más de ocho años y pronto se convirtió en su pasión. Algo que llama la atención porque no es tan alto como suele ser el caso en este medio, pero él aprovecha otras destrezas importantes para la posición en la que juega que ha desarrollado haciendo gimnasia y practicando futbol desde los 4 años (velocidad, mirada periférica y agilidad en sus movimientos) aunque sabe que aún tiene mucho por mejorar. Y buscando opciones para lograrlo descubrió la CBA. Luego les conoció personalmente en uno de los nacionales de baloncesto y entonces supo exáctamente dónde quería ir. Participar en el campus de verano en 2015 no hizo sino corroborar aquella sospecha.Campus de verano CBA2015.jpg

Y allí está! Compartiendo habitación con Toño (un mexicano de dos metros y una tonelada de dulzura en su mirada!) como si fuera el hermano que siempre quiso tener; y con todos los demás por cuyas historias y tradiciones se interesa. Sven, Luis, Maodo, Roge, Azael, Quique, Marcel, Yoram, Samu, Haarry, Edu, Kjell, y un largo etcétera. No sólo nos fue presentándonos poco a poco a todos esos chicos cuyos nombres ya nos sonaban por sus cuentos y fotos, sino que conversamos con algunos de ellos, les preguntamos sobre la experiencia de estar en la academia, añoranzas, desafíos, aspiraciones… y fuimos notando la felicidad de poder dedicarse a su pasión y el buen rollo, como dicen aquí en España, que prevalece entre todo el grupo. Ese ambiente multicultural le va de perlas porque Adrian se siente ciudadano del mundo, porque nació en Venezuela y su vida ha transcurrido entre Bélgica, Dinamarca y cuatro comunidades diferentes de España. Pero más alla de ello, creo que esas relaciones de camaradería son un aspecto fundamental para los chicos, porque no es menos cierto que han escogido un camino sacrificado y se apoyan unos a otros un montón.

La familia CBA presente en el partido del domingo 13 de marzo, 2016, animando al equipo.

La disciplina y el compromiso es admirable en unos adolescentes que abandonan la comodidad de sus hogares para asumir un régimen intenso y exigente. No obstante, a ellos se les ve felices. Supongo que porque están haciendo lo que mas les gusta. Además, entre ellos van tejiendo hermandades a punta de solidaridad y empatía saltando por entre culturas y lenguas y eso los convierte en una gran familia. Me encanta como han logrado plasmar las vidas de estos chicos en el corto  de Dodo, que en sólo un minuto y medio refleja el significado de su consagración.

Panoramica entrenamiento

Entrenamiento viernes 11 de marzo, 2016.

A lo exigente en el plano deportivo hay que añadir la responsabilidad de los estudios, a lo que también los chicos dedican unas cuantas horas del día. Afortunadamente cuentan para ello con el apoyo de dos tutoras que hacen una labor encomiable. La que le corresponde a los que van a los colegios hispanos es Ana Rosas, una chica encantadora y súper bien preparada: Licenciada en Educación, Periodista y con un grado en Marketing y Relaciones Públicas. Como si eso no fuera suficiente también ha sido jugadora de baloncesto, con lo cual su perfil profesional es ideal para el cargo. Expresar en palabras el agradecimiento para con ella es difícil, tanto por el apoyo académico a los chicos como por la amabilidad con la cual nos atendió y nos llevó al Instituto para conocer a algunos de los profesores de Adrian.

Nos encantó que en tan poco tiempo pudiéramos conversar con el propio Rob y con los entrenadores, cada uno con unas formaciones y experiencias impresionantes, verles en acción durante los entrenamientos y los partidos esmerándose en desarrollar los talentos de cada uno. MensajeCBATambien fue genial conocer al resto del equipo de profesionales que se encargan de aspectos logísticos y administrativos cruciales para el logro de los objetivos de la institución; por ejmplo ponerle cara a Arancha, con quien he conversado tanto por teléfono desde el inicio de este sueño de Adrian; conocer a las responsables de la esencial cocina, Conchi y Mari; y a Manolito, ese personaje al que los chicos le tienen tanto aprecio por su cordialidad y gran corazón. Nos falta por conocer personalmente a otros, por ejemplo, al fisioterapeuta y a Gerard Damià Soria, quien fue inicialmente nuestro interlocutor en su calidad de Recruiter.

Una mención especial merecen los padres de los compañeros de equipo que viven en Gran Canarias. Gracias a la iniciativa de Arancha de crear un grupo de Whats app comenzamos a tener los primeros contactos y relacionarnos un poco más, saber más de los chicos, y, por supuesto, a deleitarnos con la magia de Danilo, quien no sólo se mete con toda el alma en el partido desde la grada, sino que además va reportando las canastas, tiros libres, triples, alguna jugada especial, y hasta el ánimo de los jugadores o el desempeño arbitral. Que hubiesen dos partidos este fin de semana nos dió la oportunidad de verlo en acción, aunque le distraíamos un poco con nuestros comentarios; y entablar una relación más cercana con ellos: La amabilidad de los isleños es conocida pero agradecemos infinitamente a Esther, Tere, Danilo y Antonio, quien además es segundo entrenador del equipo. Mientras departíamos con ellos durante la comida en medio de esa cordialidad y buen humor con el que nos introducían a la cultura culinaria canaria, me parecía que los conocía desde hace mucho tiempo. Debe ser el espíritu de mis ancestros de Tenerife…

No tuvimos mucho tiempo para disfrutar del paisaje de la Isla o de su cultura, apenas una breve caminata por el centro histórico y un paseo por la playa para admirar el atardecer, pero si merodeamos un poco por entre nacionalidades (creo que hay más de 70 chicos de 35 países), caracteres y añoranzas diferentes; y todos, sin embargo, compartiendo el mismo sueño: dar rienda suelta a su pasión por el balón y la canasta con disciplina y tesón. Perseverando hasta convertirse en mejores deportistas y, en el camino, en mejores personas, maduras y responsables. Mi admiración por ellos que tan jóvenes tienen claro su camino y salen de la zona de confort al encuentro de una experiencia inolvidable y la expectativa de encontrarse  con el éxito como profesionales del baloncesto.