Deja un comentario

Mujer, salud y poder: del tabú a la armonía.

Hace varios años conversaba con una querida amiga del mundo de la cooperación internacional quien me comentaba su interés en trabajar en el ámbito de la salud de las mujeres. Aunque me parecía relevante por las carencias existentes en sobre todo en países del mundo en desarrollo, no era algo en lo que yo me veía trabajando. En esos tiempos yo creía que el tema del empoderamiento femenino iba de otra cosa!!! Hasta que la vida, que es excelente maestra, me mandó una lección trascendental que cambió mi perspectiva…

Por aquel entonces yo estaba centrada en el tema de los derechos económicos y la visibilidad de la contribución que hace la mujer a través de los múltiples cuidados desde el hogar a los niños, mayores, parejas, en sus diversas formas. Encontraba paralelismos entre esta situación de la mujer y la necesidad de visibilizar las contribuciones de la naturaleza a nuestro propio bienestar como seres humanos para poder lograr su revalorización.

Ambas invisibilidades cruciales, pero ambas vinculadas al reconocimiento del otro o de la sociedad en su conjunto. Aún me parece importante la labor que hay que hacer para visibilizar ambas cosas, aunque sobre eso hablaremos otro día. Hoy vamos a centrarnos en el propio reconocimiento de nuestro poder intrínseco, es decir el que viene desde dentro. Aunque es verdad que el tema de la salud de la mujer también tiene tela en este sentido…

Como bien señala la Dra. Carme Valls en su libro: Mujeres, Salud y Poder “la salud humana y en especial la salud de las mujeres ha estado mediatizada por las relaciones de poder, tanto por las influencias patriarcales en el desarrollo de las ciencias de la salud, como por el proceso de victimización de las pacientes, que se han convertido más en objetos de medicalización que en agentes de sus propios cambios saludables”. 

Unos meses después de aquella grata conversación, un diagnóstico de cáncer de mama me sacudió el entendimiento.

Primera lección que me dió la vida: la salud SI es la prioridad. Si no estás bien no puedes hacer nada. Tu propio ser está en juego!!!

Y eso no tiene que ver con el sexo, es igual para hombres que para mujeres. Pero hay muchas carencias a nivel mundial en materia de salud para la mujer y también mucho tabú, muchos silencios, y muchos prejuicios.

Obviamente, en mi caso, recobrar la salud se convirtió en mi prioridad.  Comenzaba allí un largo proceso de atención médica que incluyó intervención quirúrgica y los consabidos tratamientos que duraron más de seis años, entre una cosa y otra. Aún quedan secuelas y cicatrices para que la lección no se olvide.

Obviamente estoy inmensamente agradecida a los avances de la ciencia que me han permitido recobrar la salud. No obstante, sentía que había que hacer algo más…

Yo había trabajado con aspectos de lo femenino en mi en diferentes etapas de mi vida y me di cuenta que el viaje hacia las profundidades de lo que significa ser mujer no había concluido.

Como dicen los anglosajones “your mess is your message ( tu desastre/caos/o padecimiento es tu mensaje). Así que había que comprender el mensaje…

En la necesaria revisión de mis recuerdos sobre la historia médica observé unos cuantas llamadas de atención… Y la solución, al principio, había sido medicalizar y silenciar. Tu sigue como si nada! Sé fuerte!!! aunque en otros momentos si sentí la necesidad de profundizar y busqué ayuda, herramientas y lecturas que me permitieron continuar.

Sin embargo, sigo observando un enfoque poco preventivo de la salud en general y del cáncer en particular. En el caso del cáncer de mama, sólo nos alertan sobre la necesidad de tocarnos por si nos toca nuestro correspondiente tumorcito.  Es decir, parece que lo único que podemos hacer es detectar su llegada. Y eso lo que genera es miedo, como me lo confesaba una hermosa mujer ayer: le da pánico tocarse porque eso puede significar descubrir algo terrible.

Esa confesión pone en evidencia la necesidad de otro mensaje y otro enfoque. Se necesita investigar más, claro está, para detectar causas y al mismo tiempo, desplegar esfuerzos preventivos adaptados a la fisiología de cada persona. Y la prevención incluye también alimentación, movimiento, relajación, aceptación…

Por otra parte, la mujer necesita tener la voz cantante respecto a su salud, y para ello se require educar desde antes de la menarquia para que las chicas comiencen a comprender su cuerpo y a darse a si mismas el mejor cuidado.

Intentar suprimir el funcionamiento del organismo a fuerza de pastillas/medicamentos tiene un alto costo en salud. De la misma manera podemos llegar a la menopausia considerándola como otra desgracia para luego medicalizarla o vivirla en plenitud y vitalidad.

Buscando comprender eso llegué a la segunda lección: tu concepto integral de la mujer es la base de tu salud y tu poder. Aceptar la feminidad no como culpa con la que cargamos sino como bendición y oportunidad creativa de vivirla de manera auténtica es el punto de partida.

En este ámbito estoy infinitamente agradecida a esas mujeres que han hecho grandes aportaciones como la doctora Christiane Northrup, famosa gineco-obstetra que ha escrito libros tan fundamentales como “Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer” o “Las Diosas nunca envejecen”.

Por cierto que la Dra. Northrup nos recuerda que, independientemente de nuestras circunstancias individuales, cada una de nosotras tiene una especie de guía interior a la disposición a la que podemos conectarnos para crear una salud vibrante. Eso implica escucharnos, cuidar de nosotras mismas y nutrir así nuestro bienestar.

La Dra. María Jesús Balbás (Txusa) ginecóloga y homeópata tiene también un enfoque holístico de la medicina, subrayando el impacto de nuestros pensamientos, creencias y emociones en nuestro estado de salud. Txusa cuestiona la medicalización de todos los momentos importantes de la mujer (menarquía, el embarazo, el parto, el puerperio, la menopausia) y nos llama a escuchar nuestro cuerpo, escuchar la vida.

Precisamente escuchando su cuerpo de manera sistemática Miranda Gray, autora de “Luna Roja” y “Momentos óptimos de la mujer”, entre otros libros, llegó a definir con precisión los cambios que experiementaba durante sus ciclos y cómo aprovechar sus dones. Su visión práctica y a la vez espiritual permite comprender mejor nuestro cuerpo, cuidarlo y honrar lo femenino en su única y específica expresión en cada mujer, sin descuidar el principio masculino que está presente también en nosotras.

Interesada en profundizar sobre el auto cuidado y la prevención estuve leyendo sobre una serie de ejercicios diseñados por la Dra. Liu Ya Fei del Hospital de Chi Kung Terapeutico de Hebei en Beidaihe, China. Ella se dedicó a investigar y practicar la sabiduría milenaria de las monjas taoistas, sintetizándola en lo que hoy conocemos como Chi Kung de la Mujer.

Poco después me enteré que Raymonde Mayer, una maestra francesa de Chi Kung quien se formó directamente con Mme. Liu, venía a Pamplona. Su pasión y la claridad de sus exposiciones me encantaron y he estado desde entonces apoyando la difusión de su mensaje en calidad de intérprete en sus talleres anuales en Pamplona y más recientemente en Madrid.

Raymonde viene nuevamente a Pamplona a finales de mayo para seguir compartiendo con entusiasmo y una pedagogía adaptada a occidente, esta práctica empoderadora.

En el taller abordará las dos fases de la mujer: la de la “mujer roja” o
mujer cíclica, y esa otra etapa de la “mujer blanca” o post-menopausia.

  • En la primera parte se aborda el concepto general de qi, la interconexión de los senos, el útero y el sistema hormonal, así como los masajes específicos.
  • En la segunda parte se hace más énfasis en la columna, la cadera y las articulaciones, así como también el fortalecimiento del sistema nervioso, entre otros aspectos.

Es bueno recordar que esa segunda fase de la vida, que tan mala propaganda tiene, puede representar un segundo florecer. Como dice Raymonde, en esta etapa podemos dar vida a los hijos del cielo (nuestros anhelos, proyectos, ideas). Porque la capacidad creadora de la mujer no se extingue, sólo se transforma.

El Chi Kung de la Mujer flexibiliza tanto nuestro cuerpo físico y energético, propiciando también el equilibrio del emocional. El trabajo de movilización de la columna y de la pelvis y las articulaciones, va acompañado de la conciencia del movimiento de la energía, y un trabajo sobre el sistema endocrino y el sistema nervioso para buscar la armonía.

Hay varios movimientos orientados a movilizar la cadera, el sacro y los ligamentos que van hasta el útero, así como masajes para la zona lumbar, el pecho y el vientre.

El objetivo del taller no se centra simplemente aprender una serie de ejercicios y masajes sino también comprender cómo funciona la energía en nosotras y cómo se relacionan la energía, el cuerpo y la naturaleza. Armoniza el principio femenino y masculino al interior de manera alquímica.

Se trata pues de un método integral muy potente que es fácil de aprender e integrar a nuestra vida diaria, y que beneficia enormemente la salud y la vitalidad femenina. Además tiene esa orientación preventiva que comentaba antes.

No te pierdas esta gran oportunidad para conocer mejor las maneras de contribuir a tu salud y ganar en vitalidad.

Si te interesa puedes encontrar todos los detalles aquí


Deja un comentario

5 CLAVES PARA REPOTENCIAR NUESTRA VITALIDAD.

La primavera es un momento perfecto para dejarnos contagiar por la energía fresca y amable de la naturaleza. Es una época en la que las condiciones climáticas nos invitan a reactivar nuestra actividad física, disfrutar de la naturaleza, renovar nuestra alimentación, revisar nuestras prioridades y poner el auto-cuidado en primer lugar.

En realidad, no se trata de egoísmo sino de una necesidad impostergable. Si no cuidamos de nosotr@s mism@s no estaremos en condiciones de ser productiv@s, cuidar de ninguna otra persona o personita, ni vivir plenamente. Todo comienza con nuestro bienestar físico y mental.  

Las mujeres tenemos la tendencia a ubicar las necesidades de los demás al principio de la lista de prioridades. Mientras tanto, vamos postergando nuestros propios asuntos. Incluso algunos importantes, esos que pueden repercutir negativamente en nuestra salud.

Hay pequeñas cosas que podemos hacer para cuidarnos, para repotenciar nuestra vitalidad y que no tienen que representar un gran cambio. Es cierto que los cambios pueden ser positivos, pero otras veces generan resistencias, consciente o inconscientemente.

Así que nos vamos a plantear algunos gestos amables hacia nosotr@s mism@s que podemos ir incrementando en la medida que los resultados nos animen a continuar por ese camino.

Veamos:

  1. Traer las energías de la primavera a nuestro plato (o vaso!!! ;))

Seguramente estarás pensando en dietas, pero no me refiero a eso. Es simplemente aprovechar las frutas y verduras de estación para diversificar y enriquecer nuestra alimentación. Y por supuesto, tener en cuenta lo que le hace bien a nuestro cuerpo. Si ya tienes en mente que quieres reducir la ingesta de azucares o carbohidratos, entonces ¡aprovecha el momento!

La primavera es perfecta para prepararnos unos deliciosos zumos de frutas y verduras que además son revitalizantes. Así mismo, podemos disfrutar de los productos de temporada y mejor aún beneficiarnos de sus fito-nutrientes

Es decir, esos componentes de las plantas que nutren nuestro organismo, tienen propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, protegen nuestro sistema nervioso, refuerzan el sistema inmunológico y regulan nuestras hormonas, entre otros beneficios.

Las alcachofas, por ejemplo, son geniales para depurar el hígado; las zanahorias para preparar la piel para el verano; y las fresas para aportar hierro. En este artículo de Cuerpo Mente puedes ver en detalle sus bondades y las de otras opciones de temporada.

En cualquier caso, es importante también, tomar en consideración la etapa en la que te encuentras o tus condiciones de base para saber lo que tu fisiología necesita.

2. ¡Las plantas necesitan agua y nuestro cuerpo también!

Tomar agua es crucial porque tres cuartas partes de nuestro cuerpo están constituidas por este preciado líquido. Necesitamos hidratarnos constantemente para mantener el correcto funcionamiento de nuestros órganos.

Se recomienda que al menos litro y medio, otros expertos hablan de dos, algunos dicen que depende de que seamos hombres o mujeres necesitaremos más. Las infusiones también cuentan, y son perfectas para hidratarnos mientras aprovechamos los beneficios de las plantas.

También tenemos que tomar en consideración el momento vital que vivimos. Si estás amamantando necesitarás más líquidos y que sean ricos en vitaminas y minerales. Si eres deportista igualmente tendrás que cuidar no sólo de tomar mucha agua sino de recuperar las sales también.

3. Necesitamos mantenernos activ@s

Estos días primaverales nos invitan a activarnos, y eso ya nos ayuda a sentirnos mejor. Aprovechando los días soleados podemos tratar de caminar un poco más de lo usual, no sólo porque eso quema calorías sino también para mover las articulaciones y músculos para que trabajen en armonía.

Comenzamos a revitalizarnos como la naturaleza y las vitaminas del sol suave de estos días nos permiten asimilar la vitamina D. Por otra parte, ese contacto con la naturaleza es relajante, despeja la mente y permite que al retomar las actividades seamos más creativ@s y productiv@s.

En los días de lluvia podemos movernos un poco en casa o en el gimnasio. Hacer unas asanas de yoga o unos ejercicios de Chi Kung puede ser una actividad exterior o interior. Hay quien prefiere una bici estática en caso de lluvia o ir al gimnasio y aprovechar las máquinas, hacer pilates, zumba o danza. Hay para todos los gustos, lo importante es que si no tienes el hábito lo vayas introduciendo poco a poco, aunque sean 15 o 20 minutos.

En el caso particular de la mujer, existen movimientos específicos como los del Chi Kung de la Mujer los cuales revitalizan la energía, al tiempo que contribuyen al equilibrio del sistema endocrino y el sistema nervioso, trabajar el suelo pélvico y dar flexibilidad a la columna y las articulaciones. Pero sobre todo, sentirnos radiantes y disfrutar cada etapa que vivimos.  

4. Reponer energías durmiendo profundamente.

Dormir 7 u 8 horas parece ser el tiempo ideal para lograr un buen descanso. Un estudio publicado por la Asociación Americana del Corazón destaca la necesidad de dormir lo suficiente. Según las investigaciones la falta de un descanso profundo por las noches está vinculado con problemas cardiovasculares y con todas las causas de mortalidad.

Necesitamos recuperar la energía, recargar las baterías y permitir que las  células se regeneren. Para ello es importante que el espacio donde vamos a dormir esté en total oscuridad para propiciar un sueño profundo.

Evitar utilizar el móvil un buen rato antes de dormir (1 hora idealmente). El simple hecho de estar un rato frente a las pantallas antes de dormir tendría un efecto disruptivo porque esa luz afecta nuestros ritmos circadianos, es  decir ese ciclo de vigilia y sueño que se sincroniza con otros procesos biológicos del cuerpo.

Tampoco es bueno dejarlo en la mesa de noche o cerca de la cama. En primer lugar, por las radiaciones que emiten; aunque existen quienes dudan de que sean realmente radiaciones dañinas para la salud. Y en segundo lugar porque te hace estar en estado de alerta, pendiente de que pueda entrar un nuevo mensaje.

5. Aprovechar el poder del “spiritual fitness”

Seguramente habrás escuchado hablar de Hildegarda de Bingen, una abadesa que en el siglo XII ya planteaba un enfoque holístico de la salud y podríamos decir que fue incluso precursora del movimiento ambientalista.

El Dr Wighard Strelow, quien difunde sus enseñanzas, recuerda que ella consideraba que el alma nutre todo el organismo y lo regenera. Nos  conecta con el universo y nos ayuda a estar más felices. En su opinión todas las enfermedades tenían una correlación con una emoción o comportamiento que empañaba el alma, siendo necesario trabajar en la virtud correspondiente para recuperar la salud.  

Para ello, Hildegarda de Binguen sugería ejercitarse espiritualmente. Dependiendo de las creencias de cada quien o de lo que le funcione a cada persona,  ello se traduce en dedicar unos minutos al día a alimentar el alma, a aquietar nuestra mente, a despojarnos de los miedos, la rabia o la ansiedad.

Orar, meditar o practicar mindfulness son algunas de las vías que podemos utilizar para aquietar la mente y dejar que se exprese el alma. Aunque algunos encontrarán esa serenidad o relajación en tejer, pintar, cantar o tocar un instrumento.

En conclusión, con un poco de atención y unos gestos amables hacia nuestro cuerpo y nuestro  espíritu, podemos incrementar nuestra vitalidad, la salud física y mental, y sentirnos radiantes. Sólo tenemos que incluir este cuidado hacia nosotr@s mism@s en la lista de prioridades. Sólo unos minutos bastan.

Evidentemente si los ejercicios, el alimento y los hábitos se adaptan a las necesidades y fisiología de cada persona en cada etapa de su vida o de su ciclo, los resultados serán mejores.

Si te interesa conocer lo que propone el Chi Kung de la Mujer en cuanto a ejercicios, masajes y visualizaciones, pronto tendremos la oportunidad de hacerlo en Pamplona. A finales de mayo viene desde Francia una de sus más experimentadas maestras: Raymonde Mayer. Ella es profesora de Tai Chi y Chi Kung, ha estudiado en París y en China, y se formó con la propia creadora de esta serie de ejercicios especialmente diseñados para la salud femenina, Madame Lui.

Esta práctica puede ayudarte a superar molestias menstruales, mejorar la circulación energética de tus órganos femeninos, flexibilizar tu columna y tu pelvis, aprendiendo mientras conoces mejor el funcionamiento de tu cuerpo para fluir y desplegar todo su esplendor. También ayuda mucho con la gestión de las emociones.

Si en cambio, en lo que necesitas es liberarte del stress u otras emociones, mi querida amiga Ana Barea, profesora de Yoga, Mindfullness y psicoterapeuta Hakomi, puede ayudarte. Ella ofrece un curso para vivir sin ansiedad, estrés, y miedo a principios de mayo en su centro, ubicado en el valle del Baztán. En el enlace tienes todos los detalles.

Aprovechemos pues esta energía maravillosa de la Primavera para revitalizarnos y también liberarnos de eso que ya no nos sirve. Pequeños pasos, pequeños gestos pueden guiarnos hacia nuestra plenitud.

_________________________________________________________________

El hermoso calendario en la foto de Raymonde es de @EquilibrioEnFemenino