Deja un comentario

Mi experiencia con la relación entre meditación y creatividad.

El otro día conversando con una amiga surgió el tema de la creatividad y cómo esta práctica regular contribuye no sólo a serenar nuestra mente, algo tan importante en estos tiempos, sino también a crear espacio en ella para que puedan fluir nuevas ideas.

Ella me comentaba que cuando comenzó a meditar tenía mucha dificulta con los pensamientos y cómo luego, poco a poco, el darle otros entretenimientos a la mente durante la meditación le permitió progresar en su práctica. Nos reíamos de la concepción generalizada de inutilidad de sentarse sin propósito, que cuando uno se sienta a meditar no está haciendo nada (Típico de una sociedad en la que todo tiene que tener una función en el mundo de la productividad tangible). En realidad, nuestro organismo no se detiene, así que si continúan pasando muchas cosas mientras estás sentad@, ¡pero no se nota! Claro, la productividad no es tangible en el momento.

Esa conversación me estimuló para hacer este post y compartir lo interesante que a mi me ha resultado el tipo de meditación en particular que he venido practicando desde hace unos cuantos años, pues es una forma de entrenar la mirada de 360 grados desde una perspectiva diferente y sutil, lo que a su vez me ayuda percibir no sólo lo que pasa sucede fuera de mi y las relaciones entre los diferentes factores, sino en ese preciso momento en el que estoy allí sentada, las sensaciones internas y externas que se van sucediendo durante esos minutos de quietud.

Uno de los beneficios que he observado en mi vida coincide con lo que varios investigadores interesados en esta práctica milenaria han referido en sus estudios. Me refiero a que esta práctica me ha ayudado a ser más creativa no sólo como experiencia artesanal sino la #creatividad como actitud, y su aplicación a la vida profesional y personal: eso que se ha dado en llamar #solucióncreativadeproblemas.

Photo by Pixabay on Pexels.com
  • Y es que la meditación y el mindfulness estimulan el pensamiento divergente, lo que facilita las nuevas miradas a asuntos que tenemos que atender, las ideas diversas, el conjugar cosas, métodos, colores de manera impensable, explorar vías desconocidas, apostar por la hibridación… En fin!
  • Es cierto que no todos los días son una maravilla. En muchas ocasiones estoy abrumada por los pensamientos o algo que me ha impactado particularmente, pero en general, meditar me sirve para crear ese espacio de calma o incluso vaciar un poco la mente para poder llenarla de buena disposición, de gratitud, de posibilidad de comprensión desde otra perspectiva.
  • Por supuesto, eso también me ayuda a concentrarme en lo que es prioritario, tener foco. Esto de entrenarnos en #eltodo y las #partes al mismo tiempo, tener una visión holística es lo que hace que en estos momentos vea esos problemas como partes del todo, una más, pero no pierda el sentido de propósito, mi norte.
  • Y por otra parte, el hecho de que todos los días sean distintos y las experiencias diferentes nos genera también nuevas sensaciones, dificultades, emociones, etc. que se hacen presente en el momento de la meditación y por tanto no nos queda más que aceptar lo que es y agradecer que estamos con vida. Y mientras hay vida hay esperanza. Es un entrenamiento de resiliencia pues a la par de la aceptación surge el reconocimiento de las cualidades que nos ayudan a movernos hacia adelante, no quedarnos enganchados en lo que no pudo ser, en un resultado negativo, sino seguir nuestro ciclo. Eso tiene mucho que ver con el fortalecimiento de la confianza, el autoconocimiento, y la autenticidad.

Por supuesto, también están los efectos sobre la salud y el bienestar, así como la dimensión espiritual, que por cierto no tiene nada que ver con religión. Pero eso lo dejamos para otra oportunidad. Mientras tanto te dejo un enlace a un post que escribí hace años pero creo que es aún válido sobre los aspectos básicos de la meditación.

Me encantaría conocer tu experiencia meditando. Te leo en los comentarios.

Y si aún no lo has experimentado pero te gustaría hacerlo, entonces estás invitad@ a una clase gratuita a ver si nuestra manera de enfocarlo se adapta a ti. Tenemos clases grupales online una vez a la semana. Contáctame y te damos los detalles.