5 comentarios

Los arquetipos femeninos en las dulces creaciones de Rebeca

En medio de la sutil y poderosa energía del trabajo realizado con lo femenino sagrado, sobre todo de la mano de Miranda Gray, Raymonde Mayer, Claire Zammit y Jean Houston, entre otras tantas maestras, he conocido mujeres increíbles. Su trabajo y compromiso constituyen excelentes ejemplos reales de lo que son las cualidades de lo femenino en acción.

Una de ellas es Rebeca, por quien siento un cariño muy especial. Nos conocimos hace ya varios años en las formaciones de Miranda Gray y hemos compartido momentos muy hermosos, conociéndonos cada vez más, poquito a poquito. De un nivel a otro de la formación, de taller a taller como voluntarias,… y como soy amante de la creatividad me enamoré de sus muñecas y quería saber más.

muchas ganas de saber más de ella, de esa mujer que se define a si misma como “un alma libre y curiosa, aire, fuego, agua y tierra, exploradora de los reinos más sutiles…”

Sólo con esta introducción ya sabes que se trata de alguien muy especial, y si además contemplas sus ojos, cual lagos de aguas cristalinas, entonces entiendes que sea “amante de la naturaleza,” y que se dedique al loable servicio de la transformación y el desarrollo personal de otros seres. En su trabajo como terapeuta holística a través de diversas técnicas de sanación, ella se ve como “partera y madre de almas mágicas, acompañante de mujeres y niñas en la reconexión con su ciclo menstrual y Lunar, y el Ciclo de la Madre Tierra” Ello la ha llevado a crear su proyecto de vida denominado La Senda.

Me encantaría saber del lugar donde naciste, del lugar donde vives, de tus raíces.

Nací en Sabadell cerca de Barcelona, actualmente vivo en Cerdanyola del Vallès también muy cerca de Barcelona, de raíces andaluzas por parte de padre y madre, siento que mis raíces se extienden en muchos lugares de la tierra.

 Háblame de los lugares especiales para ti en un aroma, un color o sabor

Recuerdo el viaje a Escocia hace casi 8 años, cuando mis pies tocaron esa tierra sentí que volvía a casa sobre todo he tenido esa sensación en Reino Unido con cada viaje un vínculo profundo y antiguo con esos lugares, la textura del musgo, el aroma de humedad del bosque, la niebla… por lo general ambientes boscosos me llevan a habitar una parte salvaje de mi alma.

El camino espiritual

¿Cuándo empezó el cultivo de la espiritualidad?

En el año 2012 mis estructuras cayeron de forma abrupta, eso me hizo iniciar esta búsqueda de algo más allá de lo que conocía hasta ese momento. Siento que el vínculo con esa parte siempre ha estado ahí quizá de una forma más inconsciente y sutil, pero estaba ahí.

¿Cómo te convertiste en guardiana de Gaia; por qué? 

En esa búsqueda interna me topé de frente con esa Mujer Salvaje que necesitaba reencontrarse con la Tierra, con algo más antiguo, con las voces del bosque, que necesitaba enfrentar sus temores más profundos… Quizá ese fue el impulso y el por qué. Mirar de frente ese miedo atávico, abrirme a la capacidad de sentir otros seres más sutiles, de comprender el lenguaje de la tierra y los elementos…

¿Y qué te lleva a la búsqueda de lo sagrado femenino? ¿De dónde surge ese impulso? 

La búsqueda de lo sagrado femenino surge desde el momento en que me paro a observarme en mi ciclicidad, cuando llega a mi de forma sincrónica y mágica el libro de Luna Roja de Miranda Gray. Empiezo a entender que realmente allí reside la punta del iceberg y que es ese uno de los lugares que he de revisar, el útero.Se trataba de reconocerme MUJER desde otro lugar más profundo. En ese momento inicio un camino de descenso hacía esos lugares más oscuros de esas memorias uterinas para poder poner luz y amor a cada una de ellas. Entendiendo que muchas de ellas pertenecen a mi linaje, y he ido abrazándolas con amor y reconociéndolas; siendo mi menstruación mi mejor MAESTRA.

¿Quiénes han sido tus apoyos en este trayecto de #La_Senda? 

Creo que cada una de las mujeres que me encuentro en el camino, tanto las que he acompañado como las que me han acompañado de alguna forma las hermanas de camino y espejos que nos ayudan a evolucionar, por supuesto mi pareja y mi hijo han sido y son grandes apoyos, sostienen cada uno de mis pasos y cambios. Este camino lo hemos ido transitando junt@s, y agradezco infinitamente su amor, comprensión e incondicionalidad.

En el contexto del trabajo de lo femenino sagrado es común encontrarse con mujeres que tengan esa vocación, al igual que en la vida cotidiana, porque hemos sido cuidadoras por excelencia por los siglos de los siglos. Sin embargo, el movimiento por los derechos de la mujer ha hecho énfasis en la necesidad de transmitir esas cualidades que incluye el cuidado para que las nuevas masculinidades participen de una labor cuya relevancia ha sido puesta en el foco de los acontecimientos a partir de la declaración de la pandemia.

Las muñecas medicina, seres mágicos

 ¿Desde cuando haces esas muñecas tan hermosas? 

Las muñecas aparecen en mi camino, un día en el que decido regalarme a mí misma un taller de Hadas Waldorf. En ese momento quién me llevaba directa a ese lugar era mi niña interna. Lo que se movilizó en mí fue realmente mágico y sanador, el reencuentro con esa parte de mí que se expresaba a través de esa creación, la suavidad, la dulzura y la expansión de corazón al crearla. 

  ¿Qué representan para ti esos personajes? 

Representan muchas cosas, cada una es única. Ellas representan partes de nuestro interior que necesitan ser vistas, sanadas, reconocidas, ellas nos ayudan a conectar con la magia y el espíritu, cada una tiene su propia energía y alma.

¿Qué quieres transmitir con ellas?

La  importancia de volver a la Magia, la inocencia y la pureza de nuestro corazón de niñ@ ese que es puro en sí mismo. Ell@s son guardianas que nos conectan con lo sutil y la fortaleza que reside en nuestro interior 

¿Cuál es su poder sanador? 

Sanar las heridas del alma y traer los dones y virtudes que cada uno necesite recuperar de su interior, cada una dentro de sus poderes curativos y mágicos.

¿Puedes describirme lo que sientes dentro de ti mientras estás creando uno de esos maravillosos personajes? 

Durante la creación de estos seres de Espíritu experimento muchas sensaciones. Varian dependiendo de ese ser que va a nacer. Siento los dones que el o ella trae y los siento dentro de mi, sobretodo conecto con la magia y el juego con la ilusión de dar a luz y escuchar sus mensajes, ellos me dicen como quieren ser. Durante el proceso creativo el tiempo se difumina entrando en un espacio como en un cuento dentro de un tiempo sin tiempo. Una voz sabia me guia y también la pureza de la niña interna se manifiesta, como si algo antiguo se activara y también algo nuevo ya que cada creación despierta, moviliza y sana algo dentro de mi.

El camino y la huella

¿Hacia dónde nos dirige la Senda? 

La Senda nos dirige hacia ese espacio interno y la capacidad de conectar con nuestra voz interior, con nuestra verdad y brillo auténtico, nos lleva a reconectar con nuestros dones a manifestar nuestro propósito de vida. Nos lleva hacia la sanación de lugares que necesitan ser sanados desde el amor y el respeto, entendiendo que cada ser es único y especial respetando los procesos que se abren y respetando el tiempo de cada persona. La Senda es un camino de vida es espiral, infinito, hacia el centro de nuestro Ser.

 ¿Qué anhelo quisieras ver realizado? 

La expansión de amor y sanación al planeta, la cooperación y comunicación con la naturaleza y los seres de luz que en ella habitan. Seguir evolucionando y esparciendo semillas de luz alrededor del mundo. Seguir compartiendo desde mis dones y propósito de mi alma. Seguir caminando en equilibrio y Respeto en comunión con todos los seres de Gaia. 

¿Qué huella quieres ir dejando en el trayecto? 

La capacidad de conectar con nuestro interior mediante la creatividad, la sanación, la conexión y comunicación con el Espíritu como fuente de inspiración. La Sanación del Femenino y Masculino Sagrado, la integración de nuestra polaridad que nos lleve a la Unión y el Matrimonio Interno.

¿Quién te acompaña en el camino?

 Mis ancestros, mi familia de carne y hueso a la que pertenezco por linaje. Mi familia de alma esa que voy encontrando sincronicamente, mis Guias, Maestr@s, mis animales de poder, los Seres de Luz que reinan en otras dimensiones, la Diosa, la Naturaleza, los animales, la Vida y la Muerte. Las cuatro mujeres que me habitan y cohabitan dentro de mi.