2 comentarios

¿Conoces a la dama que sostiene el cielo con una sola mano?

Hace unos años me topé con una interesante entrevista que le hizo la bailarina, sanadora y taoista Teresa Rodriguez a Raymonde Mayer,  una maestra francesa con una dilatada experiencia en varios estilos de Qigong (Chi Kung). En la entrevista se abundaba sobre muchos aspectos de gran relevancia, sobre todo una forma específicamente diseñada para la mujer  por Madame Liu Ya Fei.

Como destaca Teresa, nuestra fisiología femenina hace que experimentemos los procesos de la vida de manera diferente y es maravilloso descubrir que un conjunto de movimientos suaves, flexibles  y armoniosos que favorecen la regularización del equilibrio hormonal y las emociones que acompañan las diversos estados y etapa por los que atraviesa la mujer.

No imaginaba yo que poco tiempo después recibiría la bendición de conocer personalmente a esta mujer tan sabia. Raymonde  había sido invitada por Amaia Ariztegui, para impartir precisamente un taller de Chi Kung de la Mujer en Pamplona. “-Mejor imposible” me dije, e inmediatamente hice de aquel evento una prioridad.

Esa era la pieza del puzzle o rompecabezas que me faltaba. Llegado el día entré expectante en el salón donde se reunían varias mujeres deseosas de conocer esta práctica junto a otras que ya habían asistido a algún taller anterior y repetían la experiencia para reforzar el conocimiento o profundizar. Pronto aquella mujer de cabello rubio corto, elegante en su sencillez, con unos ojos vivaces y un extraordinario control de su cuerpo, me cautivó.

Sus palabras reflejaban la pasión por transmitir un mensaje y una práctica fundamentales para las mujeres de cualquier edad. El primer día se centró en la etapa fértil de la mujer, o sea la mujer roja o cíclica, y al día siguiente en la mujer blanca, como ella llama a  la etapa que sigue a la menopausia.

Deseosa de que entendiéramos el más mínimo detalle, Raymonde nos hablaba con pasión de la necesidad de comprender nuestro cuerpo, escucharlo, respetarlo y, sin duda, cuidarlo.  Qué lástima que nuestra sociedad nos invita poco a un tener un verdadero respeto por nuestros ciclos.

Precisamente por eso Raymonde insiste en la importancia de difundir el mensaje y  de practicar esa forma de suave gimnasia terapéutica china adaptada para la mujer de cualquier edad. Sólo hay que ver la flexibilidad y el bienestar del que ella misma hace gala para darse cuenta de lo beneficioso de esta práctica.

Han pasado cuatro años y sigo fascinada, aprendiendo de esta gran  maestra en el arte de vivir y ser mujer. He podido  asistir a varios talleres de Chi Kung de la mujer y de Yangsheng regularmente, y  sigo apreciando cada momento compartido porque para mi cada uno es sabiduría en cápsulas.

Su fortaleza interior es tan admirable como su increíble destreza física, su control de cada movimiento, su inmenso corazón y la capacidad de catalizar interacciones poderosas a través de las varias actividades que desarrolla desde Arch-ecovital o Zhongfu. Para mi todo ello se refleja en esa imagen que preside esta entrada, su capacidad de sostener el cielo con una sola mano.

Próximamente tendremos la suerte de tenerla de nuevo en Pamplona y de sumergirnos una vez más en la práctica fundamental del Chi Kung o Qi Gong de la mujer. Podremos aprender ese conjunto de ejercicios, suaves y al mismo tiempo profundos que propician una delicada armonía de nuestro sistema hormonal, el flujo de energía en nuestro cuerpo y suavidad a nuestra columna, pelvis y articulaciones.  Ello nos aporta vitalidad, bienestar y plenitud.

Al mismo tiempo, ese trabajo nos aproxima a nuestra feminidad de una manera positiva, proactiva y empoderadora. Ayudándonos a cultivar prácticas que permitirán cuidarnos verdaderamente.


Deja un comentario

Una ALPARGATIKA que atraviesa fronteras en una misión humanitaria

Como todas esas palabras del español que empiezan por Al, Alpargata también es una palabra de origen árabe que se coló en nuestro lenguaje para referirnos a un calzado de lona con suela generalmente de esparto, cañamo, cocuiza o caucho, entre otros materiales. La alpargata representa también un vínculo entre culturas que ha servido de base a una de las iniciativas, que haciendo acopio de creatividad, se han venido desarrollando para aportar un granito de arena en la crisis humanitaria que vive Venezuela. En este caso se trata de la Asociación ALPARGATIKA que está desarrollando una encomiable e inspiradora labor humanitaria localizando medicinas y material médico-quirúrgico, fundamentalmente, para su envío a Venezuela a través de una red de apoyo maravillosa que necesita tu ayuda. Detrás de las cifras de objetivos cumplidos hay personas, Sigue leyendo