Y si los valores femeninos contribuyeran a que demos una respuesta armónica a los desafíos climáticos que nos afectan?

Deja un comentario

En estos días estamos siendo testigos de algunas de las más desvastadoraes catástrofes naturales que se hayan registrado. Más allá de la angustia por los afectos que se encuentran en las zonas involucradas, ello nos lleva a reflexionar sobre las causas de las mismas y el tipo de respuestas que se dan; no sólo en lo inmediato con ayuda humanitaria tan necesaria, sino por la necesidad de cambiar enfoques estratégicos para incorporar a la mujer en el diseño y ejecución de los mismos, así como también para dar mayor relevancia a los valores femeninos en lo personal y colectivo, tanto en la dimensión económica como en la política. Uno de los temas que al que nos hemos dedicado desde este blog y en los círculos de mujeres es previsamente el empoderamiento femenino a través de propiciar formas de reconectar con  el respeto a la ciclicidad, la dulzura, la sensibilidad, el cuidado, la conciencia, la colaboración y la vivencia de lo femenino en armonía con nuestra esencia creadora. Ahora quisiéramos introducir algunas reflexiones que trascienden el plano personal porque es urgente aportar al equilibrio y la armonía en el plano familiar, social y global, centrándonos hoy en esto último que es lo que clama la naturaleza con vehemencia.

Ciertamente hay un vínculo personal con el tema que nos ocupa por tener familiares y amigos en aquellas tierras tan golpeadas por los huracanes, los terremotos, las lluvias torrenciales, etc… Pero nos preocupa no sólo su bienestar sino el de toda la población de las zonas afectadas. Muchas personas se están movilizando para echar una mano ante el drama humano que ha causado este lenguaje con el que la naturaleza reclama nuestra atención. Unos fenómenos en cuyo origen estamos involucrados todxs, por acción u omisión.

Cada vez es más evidente algo que se viene discutiendo internacionalmente desde los años 60. Me refiero al vínculo entre lo ambiental, lo social y el modelo económico predominante. Pero esto ha sonado a ideología de izquierda y se han ignorado las advertencias que han hecho los científicos sobre las terribles consecuencias de seguir ignorando la capacidad de la naturaleza para asimilar los impactos que generamos los humanos, no sólo por la manera en la que producen las empresas tanto públicas como privadas sino por el estilo de vida prevaleciente en la mayoría de los países. De hecho, es importante destacar aquí que tan no es de izquierdas es el el tema que los países comunistas han causado estragos ambientales y humanos peores que los países capitalistas y a quien osa denunciarles lo silencian…

Afortunadamente se ha consensuado una agenda internacional para el desarrollo sostenible de visión integral (Objetivos de Desarrollo Sostenible) y muchas empresas  y creadores están trabajando en propuestas como la Economía Circular para redefinir los procesos industriales. Tambien hay cada vez hay más sectores tomando conciencia de que el cambio climático es algo real y estos tornados, huracanes, tormentas representan ya no una llamada de atención sino un grito desesperado…pero aún hay resistencias muy grandes a admitir que esos modelos de producción y consumo tiene que ver con tragedias tan terribles como las que han destruido países enteros en estos días y han dejado miles de damnificados a su paso, además de cobrarse unas cuantas vidas. Vale destacar que esto que se está evidenciando en America Latina en estos días también lo sufre Asia y Africa, mientras los cambios en las estaciones, la sequía y otros eventos climáticos tambien están afectando a Europa aunque con menor ferocidad.IMG_0400

Si bien la reconstrucción es necesaria para dar cobijo a tantas personas que se han quedado sin hogar, es necesario pensar a un poco más largo plazo y no sólo ponderar la manera en la que se está llevando a cabo este proceso, tanto en lo que tiene que ver con la dimensión ambiental como con la social, y en este sentido la mujer tiene que ser escuchada sino que tiene que ser parte activa en la ejecución de las estrategias que colectivamente se decidan. Lo de un estado paternalista que decide por nosotras que es lo que nos conviene o lo que necesitamos no es viable, la mujer tiene que tener voz y voto en la definición de esas necesidades porque es una de las partes más vulnerables en estas tragedias debido a la discriminación que se ha  traducido en que tenga menos recursos e incluso menos derechos efectivos.

No obstante, más allá de escuchar y tomar en consideración la situación praticular de las mujeres y l@s niñ@s en estos contextos, es también necesario una mayor participación de las mujeres en el cambio de modelo de desarrollo.IMG_0401 Para ello necesitamos mujeres que defiendan los valores femeninos, que los vivan, que promuevan los beneficios de una economía que respete los ciclos de la naturaleza porque saben la diferencia entre respetar o no sus propios ciclos, mujeres que valoran en términos sociales e incluso económicos el cuidado de l@s menores y l@s ancian@s o dependientes, el tiempo dedicado a la transformación de los recursos en comida, bienestar,.. así como mujeres que aporten su conciencia sobre lo sistémico porque saben de la importancia de mantener los equilibrio entre la familia, la colaboración, el contacto con la naturaleza y su conciencia sobre las interdependencias. Mujeres que sean capaces de ejercer liderazgos desde la empatía, la sensibilidad, el respeto a la diferencia, la suavidad, la fortaleza de lo femenino sin pasar por encima de quien sea o desconfiando de otras mujeres, ni luchando contra los hombres o querer imitarles para sentirse iguales.

Este es el vínculo entre esa dimensión personal y la global que tanta falta nos hace. Hacia allí queremos enfocar este llamado porque desde la vivencia íntima de la esencia femenina y de su revalorización en una sociedad patriarcal que se ha burlado de nuestros cambios o nos ha limitado a desempeñar papeles secundarios, la mujer ha evolucionado y está reconciliándose con su ciclicidad, ayudada por la comprensión de sus beneficios, conectándose con su intuición y su vulnerabilidad, no para equiparar femenino con debilidad sino para reconocer la fortaleza de la suavidad, las formas en las que se puede cultivar la capacidad de resiliencia, algo crucial para la sostenibilidad/sustentabilidad ambiental, social y global. La mujer está tomando conciencia del papel que ha desempeñado hasta ahora en el mantenimiento de la estructura patriarcal a través de su rol preponderante en la educación y formación, así como tomando conciencia de las diferencias y similitudes entre la violencia física y la violencia verbal o la manipulación emocional, un debate tan relevante en el contexto social como el ambiental, porque también se ha violentado a la naturaleza por años, burlando su ciclos, ignorando su capacidad de carga, el tiempo que le toma reponer los recuros que nos sirven de alimento, cobijo, medicinas, … y es así como hemos llegado hasta aquí.

Es fundamental deponer la confrontación sin dejar de exigir respeto a los derechos y buscar la armonía, la complementariedad entre unos y otros pues necesitamos tambien de las cualidades masculinas para fijarnos metas, focalizarnos en su consecución, etc. Hay hombres, incluso en posiciones de liderazgo, que están apoyando la igualdad y ese es un contexto positivo que tenemos que celebrar y alentar, porque la igualdad de género no es un tema sólo de las mujeres. IMG_0398El Dalai Lama, por ejemplo, dice que las mujeres occidentales van a salvar al mundo pero creo que para ello tienen que ejercer como mujeres no sucumbir a lo que han hecho muchas mujeres en posiciones de poder que es imitar a los hombres y ser mas “duras” que ellos. La tierra necesita nuestra sabiduría y cualidades, no para que nos echemos al hombro la responsabilidad de ser las salvadoras sino para transmitir esas cualidades y ese saber y aunar esfuerzos para proteger a la fuente de nuestro bienestar individual y colectivo.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Tara

Amante del arte como medio de expresión de las emociones y herramienta sanadora. Meditadora, y creativa; interesada en conjugar espiritualidad, intelecto y voluntad para ayudar a generar un impacto positivo en el mundo. Deseosa de compartir inspiración con todas las personas que desean desarrollar sus talentos, vivir su sueño con conciencia del impacto social y sobre la naturaleza; y particularmente empoderar a las mujeres para que se permitan vivir su mejor versión, desde la autenticidad. Articulista, artesana y bloguera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s